La blefaritis es una enfermedad que regularmente es atendida por oftalmólogos y/o dermatólogos, generalmente requiere trabajo clínico y de gabinete amplio. Los siguientes principios representan reglas básicas que debemos seguir siempre que vemos un paciente presentado con blefaritis.

  1. La enfermedad cutánea de origen alérgico es la causa más frecuente de los casos de blefaritis observados (52% del total de los casos).
  2. Hasta un 18% de los perros afectados con blefaritis tienen disminución de la producción lagrimal. 
  3. A todos los perros con blefaritis se les debe realizar la prueba de Schirmer, citología de piel, cultivo bacteriológico, y/o biopsia cutánea.
  4. Muchos casos de blefaritis canina, sin importar la causa, están infectados al momento de la presentación. La infección puede enmascarar la causa primaria de blefaritis.
  5. Los diagnósticos diferenciales para una blefaritis bilateral incluyen bacterias (Staphylococcus y Streptococcus), hongos (Microsporum y Tricophyton), parásitos (Demodex y Sarcoptes), Leishmania, enfermedades hormonales e inmunomediadas.